Destacado

TECNICAS DE RELAJACION PARA EL ESTRES Y LA ANSIEDAD.

Hablar de estrés y ansiedad, se ha convertido en un tema frecuente de conversación en los distintos ambientes en los cuales nos relacionamos. Es muy común escuchar por parte de nuestros familiares y amigos, que cosas los estresan o en que situaciones experimentan sintomatología relacionadas a la ansiedad. sin embargo, así como se cuenta la experiencia también se revelan técnicas o estrategias que han puesto en marcha para comprender y sobre llevar este tipo de situaciones.


En mi opinión personal, considero que más que llenarte de información y conocer algunas de las técnicas, de las cuales estoy segura de que todas funcionan, es enfocarte en desarrollar la habilidad, en aprender a gestionar tus emociones, pensamientos y comportamientos.

Considero, que colocar en práctica las técnicas sin un proceso que te lleve a desarrollar la habilidad es como colocar un pañito de agua tibia, saltaras de técnica en técnica sin enfocarte en el proceso de mejora continua.

Teniendo en cuenta lo anterior, quiero compartir contigo un concepto que me ha dejado enamorada; se trata del concepto de Agilidad Emocional, desarrollado por la Dra. Susan David. Quizás te estés preguntando ¿…y esto que tiene que ver con el estrés y la ansiedad? permíteme explicarlo.

Tanto el estrés como la ansiedad te pueden llevar a experimentar; fatiga debilidad o cansancio extremo como también sensación de agotamiento, problemas para controlar y manejar las emociones, puede pasar a menudo con el enfado o la ira, irascibilidad, irritabilidad, inestabilidad emocional, cambios de humor, miedos generalizados, ataques de pánico, dificultad para mantener la atención, problemas de concentración, olvidos frecuentes, problemas de memoria, entre otros.

Por lo anterior, considero que conocer sobre agilidad emocional aportara gran valor. La agilidad emocional es un proceso que nos permite estar en el momento tiene que ver con relajarse, calmarse y vivir con mayor intención. Las personas emocionalmente ágiles son dinámicas, demuestran flexibilidad a la hora de manejarse en un mundo complejo.

Son capaces de tolerar altos niveles de estrés, entienden que en la vida se presentan situaciones difíciles, pero no dejan de actuar con relación a sus valores más preciados y persiguen sus grandes metas. Siguen experimentando emociones de ira, tristeza, ¿Quién no, verdad?, pero las afrontan con curiosidad, aceptación y amabilidad.

¿Cómo Puedo Cultivar La Agilidad Emocional?


David (2016) destaca que el proceso del cultivo de la agilidad emocional se desarrolla en cuatro movimientos esenciales:

MOSTRARSE; Significa enfrentarte a tus propios pensamientos, emociones y comportamientos con intención, curiosidad y amabilidad.


DISTANCIARSE; Después de afrontar tus pensamientos y emociones el siguiente paso es desapegarte y observarlos como lo que son; solo pensamientos y emociones. El hecho de observarte desde fuera evita que tus experiencias mentales pasajeras te controlen.

SEGUIR EL CAMINO; Una vez que has apaciguado tus procesos mentales y, luego, has creado el espacio necesario entre los pensamientos y el pensador puedes centrarte en lo que realmente importa tus valores fundamentales y objetivos relevantes.


SEGUIR ADELANTE; al tener en cuenta los 3 pasos anteriores, en este punto puedes desarrollar ajustes en tus rutinas y hábitos, lo cual te permite valorar cual es tu punto de equilibrio entre tus retos y aptitudes, de modo que seas amable no victima, que no te sientas abrumado sino animado, entusiasmado y energizado por los desafíos que se te puedan presentar. Que tus emociones más problemáticas constituyan para ti una fuente de energía, creatividad e inspiración.


Una vez iniciado este proceso, y te sienta comprometido a pasar de la rigidez mental y emocional a la Agilidad emocional y mental. Sugiero complementarlo con algunas de las siguientes técnicas. Al hacerlo crearas conciencia de sus beneficios y experimentaras resultados positivos.

Respiración Diafragmática.


¿Te has puesto a pensar de cómo respiras y qué utilizas para ello? Seguramente no y es que muchas veces, el simple hecho de modificar la forma en la que respiramos hará que se den ciertos cambios en nuestro cuerpo con los que las respuestas de estrés y ansiedad se disminuirá.

El objetivo de esta técnica es poder respirar de manera óptima, esto es, utilizando el abdomen y no el pecho. Toma nota de como realizarla paso a paso.

  1. Acuéstate en una superficie plana, sin almohadas o cojines, también puedes hacerlo sentado con la espalda recta.
  2. A continuación, coloca la palma de una de tus manos sobre el pecho y la otra sobre tu abdomen. Durante 30 segundos, dirige tu atención hacia cómo la respiración hace que estas dos zonas se muevan. ¿Qué notas? El hecho de que el pecho se mueva mucho más que el abdomen es un signo de respiración superficial, mucho más habitual de lo que pensamos y que conlleva a la falta de oxígeno aunque no seamos conscientes de esto.
  3. Después, durante 3 minutos como mínimo, has de guiar tu respiración para hacer que la mano que reposa sobre el abdomen se mueva más que la que hay sobre el pecho. ¿Cómo se hace? Inhalando muy profundo por la nariz durante unos 5 segundos y manteniendo el aire en la zona del vientre durante un par de segundos. Después, exhalando por la boca durante otros 5 segundos.


Imaginación Guiada


Para esta técnica, necesitas unos minutos sin interrupciones, inicia con la práctica de la respiración diafragmática que acabamos de explicar en el punto anterior más la imaginación. Toma nota del paso por paso cómo realizarla.

  1. Utiliza los primeros minutos para conseguir una respiración diafragmática como lo describí en la técnica anterior. Si deseas puedes colocar una música relajante de fondo o una vela de tu aroma preferido.
  2. Cuando estés respirando de manera óptima y con los ojos cerrados pasa a imaginar algo que te ayude a estar relajad@, el mar, las flores, montañas o un sitio que te genere tranquilidad. Intenta imaginarlo de forma muy vívida y con todo tipo de detalles. Procura que esta imagen sea muy clara y que capte toda tu atención mientras sigues respirando profundamente.
  3. No dejes de recorrer la escena que estás imaginando. Concéntrate y piérdete en ella.
  4. Unos minutos después, ve perdiendo la imagen o situación imaginada, y céntrate de nuevo en tu respiración. El ejercicio termina cuando la imagen haya desaparecido por completo.


Relajación Rápida


Este ejercicio es el más sencillo y rápido de los seis que os propongo y la idea es que lo puedas llevar a la práctica varias veces en un mismo día.

Se basa en que se elija un objeto que habitualmente observes (un marco de algún cuadro, una agenda, un objeto que esté sobre tu escritorio o el espacio donde te encuentres) y que cada vez que lo mires, realices tres o cuatro respiraciones profundas seguidas mientras te centras en sentir cómo se relajan los músculos de tu cuerpo.

Es importante, que tengas en cuenta que si bien las técnicas de relajación pueden ser efectivas en algunos problemas de ansiedad, no lo son para todos. Es muy importante conocer y explorar las causas, para así dar con la solución adecuada. O de lo contrario, podremos acabar viendo en las técnicas de relajación, como ya ocurre con otras técnicas, una píldora mágica para todo, que de mágica tiene poco.

Cuéntame en los comentarios como te ha parecido!

Un abrazo.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

David, S (2016). Agilidad Emocional. Editorial Sirio, S. A

Castro, S., (09 de Enero, 2020) 6 Técnicas de Relajación Para La Ansiedad y El Estrés. Recuperado de https://www.iepp.es/tecnicas-relajacion-asniedad-estres

Burgueño, L., Sin esto la relajación no funciona. Recuperado de https://cemyc.com/estres-ansiedad-y-emociones/sin-esto-la-relajacion-no-funciona

Destacado

LOS CELOS; Origen, Consecuencias y Cómo Controlarlos.

“El celoso ama más, pero el que no lo es ama mejor”

Móliere

Todos en algun momento o punto de nuestra relación hemos llegado a experimentar o sentir celos. En este artículo explicaremos; ¿Qué son? ¿Donde se originan? ¿Cuales son las consecuencias? y ¿Cómo controlarlos?

¿QUE SON?

Los celos son un conjunto de respuestas; cognitivas, conductuales y emocionales ante la percepción de la amenaza para la relación, sea ésta real o imaginada. Caudillo y Cerna (2007) en su libro “Sexualidad y vida humana” describen; “Desde la perspectiva psicológica los celos están asociados con una falla en la regulación de la autoestima del sujeto, lo cual lo lleva a una constante sensación de amenaza e inseguridad y, en su caso desconfianza en la pareja, afectos que en realidad se alejan del amor y debilitan una relación”.

¿DONDE SE ORIGINAN?

  • Baja Autoestima; A mayor inseguridad, mayores celos. Mayormente se consideran a sí mismas como insuficientes para su pareja, vulnerables o poco interesantes, Las personas inseguras muchas veces no se sienten merecedoras del amor de su pareja y esto les lleva a desconfiar de la sinceridad y del cariño del otro.

  • Aprendizaje Familiar; Es probable que una persona que haya presenciado escenas de celos en sus padres tenga más predisposición a ser celoso que otra cuyos padres se sentían seguros el uno del otro.

  • Experiencias vividas; Personas que han sido traicionadas alguna vez por alguien en quien confiaban en el pasado es más probable que posteriormente desarrollen una personalidad celosa y se vuelvan más desconfiadas en todos los aspectos.

¿CUALES SON LAS CONSECUENCIAS?

  • Riñas constantes en la relación; Malentendidos que surgen con base en el mal manejo de las emociones, generando malestar y conflicto.

  • Problemas con terceros; amigos, familiares o compañeros de trabajos.

  • Inestabilidad emocional; cambios constantes en los estados de ánimo. Aumento en los niveles de ansiedad y estrés.

  • Insomnio o dificultad para dormir; por una interminable actividad en los pensamientos por las discusiones del dia, recuerdos tormentos o fantasías de infidelidad.

  • Dificultad para concentrarse; Encuentras dificultad para mantener la atención en las actividades diarias.

¿COMO CONTROLARLOS?

  • Evita pensamientos limitantes o destructivos  que hagan que el problema de los celos se agrave. Intenta observar el pensamiento destructivo y sustituir esos pensamientos por otros de seguridad y confianza que ayuden a frenarlos.

  • Procura ser objetiv@ y aprende a diferenciar lo que son hechos reales de lo que puede estar únicamente en tu imaginación. Lo cual te permite hacer una valoración real del problema o situación.

  • Procura ser responsable de lo que sientes y no olvides que tus actos sólo dependen de ti. Tú eres la única persona que puede cambiar tu conducta ante lo que estás sintiendo. No busques culpables.

  • Deja espacio a tu pareja. Evita ese impulso irrefrenable que te lleva a estar en todo momento controlando y preguntándole sobre lo que hace y con quien lo hace. Esto aleja la posibilidad de fortalecer la confianza.

  • Comunica tus pensamientos y emociones a la persona cuyo comportamiento ha generado los celos. Se clar@ y concis@ y es que si hay motivos reales y objetivos que justifiquen los celos lo primero que hay que hacer siempre es hablarlo. Identifica realmente cuáles han sido las conductas que te han hecho sentirte así y házselo saber. Hablar el tiempo que sea necesario, sin prisas, con calma, sin someter a una presión excesiva a la otra parte y con ánimo de disipar cualquier posible duda. El objetivo es esclarecer qué ocurre en realidad y juntos validar la percepción. De esta manera construyen acuerdos que fortalecen el vínculo.

  • Busca ayuda profesional y no esperes más, si los celos están afectando vuestra relación de pareja y necesitas aprender cómo ser menos celoso.

Déjame saber como te ha parecido.

Un abrazo!

Referencias Bibliográficas.

Ortiz, W., Del Celo Al Infierno. Los Celos En Las Relaciones De Pareja, Baja California, México, Ediciones ILCSA S.A de C.V.

Castro, S., (16 diciembre, 2019) Los Celos: Origen y Cómo Controlarlos. Recuperado de https://www.iepp.es/los-celos-origen-y-como-controlarlos

Destacado

La Pareja Que Tienes hoy, Es Proporcional Al Nivel De Tu Autoestima

¿Te has visto envuelto en relaciones desastrosas?

¿Pasas de una pareja a otra y sigues presentando los mismos problemas ?

¿No puedes salir de una relación tormentosa, eres consciente que no te conviene pero aun así te es difícil dejarlo o dejarla?

¿Sientes miedo a expresarte de manera libre, frente a tu pareja por temor a

señalamientos o maltratos?

Todas las experiencias que vives a diario, los éxitos como los fracasos, los proyectos terminados, como los abandonados, las relaciones con amigos, familia y pareja están íntimamente relacionados con el concepto y sentimientos que tienes acerca de ti. Según la definición de autoestima descrita por Nathaniel Branden, la autoestima es la experiencia de ser aptos para la vida y para las necesidades de la vida.

Tener una autoestima baja limita tu capacidad de responder de manera adaptativa a los eventos o situaciones difíciles que puedas experimentar, como también permanecer en pensamientos pesimistas y derrumbarte fácilmente, lo negativo opaca fuertemente cualquier posibilidad de crecimiento. Es por ello, que atraes a tu vida personas que tienen tu mismo nivel de valor y autoconocimiento recuerda “dos abismos nunca formarán una cima”, para que una relación prospere y haya crecimiento en ambas partes, es necesario primero trabajar en ti y trabajar en ti comienza por saber y entender.

¿Que tanto te quieres y valoras?

¿Con que frecuencia te perdonas?

¿Cuales son tus valores y principios?

¿Que esperas tú en una relación?

¿Que es para ti el amor propio?

¿Sientes inseguridad o miedo de expresar tus emociones y sentimientos?

¿Sientes que no vas a poder defenderte en la vida, sino estas con esta persona?

Si te es difícil contestar estas preguntas y estas en una relación viciosa desastrosa repitiendo siempre lo mismo, probablemente querida alma has entregado tu valoración y estima a otros, has perdido el valor de reconocer las habilidades y capacidades que tienes para enfrentarte a la vida, establecer tus propios limites y darlos a conocer de manera asertiva, quizás no te has dado a la oportunidad de perdonarte, quererte y comprender que no eres tu pasado, a reconocer tus errores trabajar en ellos, pero también desarrollar y potencializar tus capacidades, comprender que tú felicidad no depende del otro, tú felicidad depende únicamente de ti.

¿Para que te limitas a vivir en una negatividad innecesaria e inútil?

Solo cuando te hagas responsable de tú bienestar y decidas tomar acción, encontraras esa persona que te ayude a llegar a la cima, pero que tú también le ayudes a llegar a su cima. De esta manera:

Perdonaran juntos.

Crecerán juntos.

Enfrentaran las adversidades juntos.

Se amaran juntos.

No intentes cambiar, sugestionar o manipular al otro. Comprende tus emociones, comprende tus pensamientos, comprende tu valor, comprende tu corazón. Enamórate primero de ti y todo empezara a cambiar.

Un abrazo.